0Item(s)
0 Items View Cart

You have no items in your shopping cart.

Product was successfully added to your shopping cart.

Co2

Elevados niveles de dióxido de carbono puede incrementar la velocidad de crecimiento, tal vez hasta la puedan doblar. Parece que la planta se desarrolló en los tiempos primigenios cuando los niveles de CO2 naturales eran mucho mayores que lo que son ahora. La planta utiliza el CO2 para la fotosíntesis para crear azúcares para formar los tejidos de la planta. Elevando el nivel de CO2 incrementará la habilidad de las plantas para crear estos azucares y el crecimiento de la planta mejorará considerablemente.

El CO2 puede ser un problema si se crea con seguridad, a bajo precio y/o convenientmente, y es cara si se utiliza un tanque de CO2. El CO2 se utiliza sobre todo para el florecimiento, ya que es en este momento cuando la planta está más compactada y es el momento más difícil de que el aire circule entre sus hojas. Si estás haciendo la fase vegetativa estrictamente en interior, (transfiriendo tus plantas al exterior para que florezcan), entonces el CO2 no será una de tus mayores preocupaciones a no ser que que tengas un invenadero precintado, un armario o una habitación y desees incrementar el rendimiento y disminuir el tiempo de florecimiento.

Para una operación en interior de tamaño medio, puedes utilizar botes de CO2 de que se pueden encontrar en grandes almacenes. Al principo pueden salir un poco caro pero menos caros a la larga. Estos sistemas son buenos solamente si tu área no es muy grande o muy pequeña.

El sistema de tanque básico de CO2 puede ser algo como esto:

Un tanque de 9 kg. 75 €

Un regulador 112 €

Un controlador horario 8€ - 95€

Relleno 11€ - 18€

En el peor caso = 300€ por un tanque de CO2 sincronizado con un ventilador y un termostato.

El CO2 se produce a precio bajo mediante la combustión de Gas Natural. Sin embargo, el calor y el Monóxido de Carbono deben tener cierta ventilación. El CO2 se puede obtener comprándolo o adquiriendo bombonas de grandes almacenes. En caso de que te pregunten, puede decir que tienes un soldador viejo en casa y que necesitas hacer unos apaños a la máquina cortacésped (camión, coche, etc.)

Para un amario pequeño, un tanque podría durar unos 2 meses pero dependerá de cuánto se utilice, cuánto se ventile la habitación, las horas del ciclo de luz, los escapes que pueda haber en la habitación, los niveles e enriquecimiento y los métodos de dispersión. Este método podría exagerarse si es un armario pequeño.

Normalmente se admite que haya un constante y pequeño flujo de CO2 a las plantas durante todo el tiempo que estén las luces encendidas, echándolo directamente sobre las plantas durante el tiempo que los ventiladores de escape estén apagados.

Hay algunos métodos para conservar el CO2 pero te puede costar algo de dinero. Cuando las luces estén apagadas, no necesitas el CO2, así que durante el florecimiento, tan sólo utilizarás la mitad si tienes la instalación de CO2 solenoide de tu controlador horario. Cuando el ventilador esté funcionando, cierra también el CO2. Esto reducirá considerablemente la cantidad de gas que estés utilizando.

Si tenemos en cuenta el medio ambiente, utilizar una bombona de gas es mucho mejor ya que al estar fabricada estará preparada para evitar el efecto invernadero y además el CO2 embotellado se captura como parte de un proceso de fabricación de diversos materiales y luego se recicla. En la fermentación, los generadores de CO2, y los métodos del bicabornato y el vinagre generan nuevo CO2 y contribuyen el efecto invernadero.

Es posible crear CO2 a partir de la fermentación y de generadores. Un generador simple de CO2 sería un quemador de propano. Funcionaría perfectamente siempre que los gases pudieran ser ventilados en el área de cultivo y siempre que se use un ventilador para que haga circular el CO2 caliente (que se incrementará) y que estará al nivel de las plantas. El fuego y la ventilación de escape del calor también son otros problemas. Una habitación que tiene que estar ventilada el 50% del tiempo para librarse del calor que se pueda acumular en el ambiente creado por una lámpara. Sin embargo, los generadores de CO2 son la única manera para trabajar en operaciones grandes.

La fermentación o el vinagre sobre bicarbonato funcionará si no tienes muchos ciclos de ventilación, pero si tienes el suficiente calor para que la ventilación constante o regular se necesaria, estos métodos son poco prácticos. Solamente vierte el vinagre en el bicarbonato y cierra la puerta (perderás tu CO2 tan pronto como empiece a entrar el viento). Este método deja mucho que desear ya que no es fácil regular automáticamente y requiere una atención diaria. Sin embargo, es posible crear CO2 mediante la fermentación, dejando que el vino se convierta en vinagre y vertiéndolo en el bicarbonato. Es la solución más efectiva en relación con su coste para la mayor parte de los cultivos en armario, para aquellos que les cueste gastarse 300€ en un equipo de CO2.

En la fermentación, la levadura que está constantemente consumiéndose a sí misma, ocupa mucho espacio. Necesitas un cubo grande para que puedes estar constantemente añadiendo agua, de este modo los niveles de alcohol no subirán lo suficiente como para consumir tu levadura. Se consume mucho azúcar de esta manera y un saco de unos 5 kg. que puede costar en torno a 2€ se consumirán en apenas 2 o 3 semanas. Es difícil de calcular qué cantidad se va gastando. Un tubo que salga por encima y que vaya a una jarra de agua te demostrará si qué cantidad de CO2 se está produciendo según las burbujas que salgan.

Prueba a mezclar bicarbonato de sodio con vinagre, 1 cucharada aproximadamente 30 cl. esto hará que el CO2 salga a borbotones. Hazlo justamente antes de que cierres la puerta del recinto donde estén las plantas. Una manera MUCHO más barata de tener CO2 es poner 0,05 kg. de azúcar en una botella de 2 litros de agua (esterilízala primero con lejía y agua, luego enjuágala) y añade unos cl. de orina[¡] o si tienes verdadero interés, busca nutriente de levadura en unos grandes almacenes. Añade levadura de cerveza, mézclala y mantenla a una temperatura de unos 25ºC (70º F). Durante las dos semanas siguientes te dará alrededor de 0,01kg. de CO2 por cada 0,02 kg. de azúcar que utilices. Haz esto durante varias veces, haciendo ciclos de 3 días más o menos. ¡El CO2 añadido va fenomenal para el crecimiento! En mi caso, conseguí un crecimiento de unos 38 cm. en unos 8 días con una bombilla de 250 vatios [con forma de tubo limpio, en posición horizontal].

Un buen container podría ser una jarra de leche de unos 3,78 litros con un agujero en el tapón. También podría servir un compartimiento hermético con un tubo de escape que esté relleno de agua para que se mantengan ahí los microbios y para saber si la fermentación está funcionando.

Se puede hacer una variación y es echar agua de soda a la plantas dos veces al día. No está recomendado por algunas autoridades y algunas opiniones dicen que han echado a perder su cosecha haciendo esto. Sólo funciona con pequeñas plantaciones que no perciban nada de ventilación. Podría resultarte caro si tienes muchas plantas. Utiliza agua de soda, no agua con gas, ya que contiene menos sodio para evitar que atasque el estómago de las plantas. Lava tus plantas con agua después de 2 o 3 regadíos con spray de soda. Da mucho trabajo, y no lo puedes automatizar, ¡pero te dará buenos resultados! Recuerda, criar plantas es una magnífica experiencia y te acerca espiritualmente a ti mismo y a la tierra. La soda la podrás encontrar en la mayoría de las tiendas de verduras. El agua con gas también te vale como agua con soda si no encuentras, pero tiene casi el doble de sodio. Puedes echar con spray una solución muy diluida de Miracle Growk en la planta al mismo tiempo. Uno de los factores que tiene el utilizar agua de soda es que aumenta los niveles de humedad. Asegúrate de que ventilas durante el ciclo de oscuridad o de lo contrario podrías tener hongos así como que los internudos se alargasen más.

ATENCIÓN: ¡No eches spray demasiado cerca de una bombilla caliente! Echa el spray tan sólo hacia abajo o sino apaga la bombilla primero.

Aunque el enriquecimiento con CO2 puede producir entre un 30-100% en el incremento de la cosecha, el peligro, el gasto, el espacio y el tiempo son aspectos que hay que tener en cuenta frente a otras alternativas de enriquecimiento. Tan pronto como la planta tenga la oportunidad de tomar nuevo CO2, del aire que supere los 200 ppm en CO2, las plantas tendrán los nutrientes requeridos para la fotosíntesis. La mayoría de los recintos cerrados necesitarán nuevo CO2 cada 2 o 3 horas, mínimo. La mayor parte de las ciudades tienen una gran concentración de CO2 en el aire y es por esto que algunos agricultores no tienen que inyectar más debido a estas circunstancias.

Algunos agricultores han informado que las temporadas altas los niveles de CO2 no hace falta que estén tan potentes si está próxima el tiempo de cosecha. Podría ser una buena idea cerrar el suministro del CO2 unas 2 semanas antes de la cosecha.