0Item(s)
0 Items View Cart

You have no items in your shopping cart.

Product was successfully added to your shopping cart.

La planta y su genética

Es muy importante empezar con una buena genética. Deberías intentar encontrar semillas de jardineros locales puesto que son ellos los que te van a ofrecer unas semillas más adecuadas a tu clima local y con unas mejores características florales. Potencia, aroma, rápido crecimiento, maduración temprana, resitencia a los hongos y a otras plagas. Todos estos factores los tendrá en cuenta el jardinero de tu zona y te podrá ayudar de sobremanera el tener alguien que te eche una mano en esta nueva aventura.

Intenta encontrar un híbrido de Indica/Sativa si te fuera posible, dado que tienen las mejores características para crecimiento de interior. Las plantas de Indica tienen una fortaleza que por ejemplo la Sativa no la tiene ya que son muy duras para crecer en el exterior y les costará florecer más. Por tanto un híbrido de ambas plantas obtendrá lo mejor de las dos, la energía, la actividad cerebral de la Sativa mezclada con la maduración temprana de la Indica.

La planta Indica es fácilmente reconocible por sus hojas extremadamente resultantes que son muy redondeadas en los lados. La Sativa tiene una forma muy estrecha, como si sus hojas fuera dedos. Un híbrido de ambas tiene las cualidades de ambas plantas, hojas más delgadas que la Indica pero mucho más anchas que la Sativa. Es posible reconocer un buen híbrido tan sólo viendo las hojas.

Busca semillas que sean marrón oscuras o gris claro. Algunas pueden tener líneas oscuras de otros colores, como si fueran líneas de trige. Las semillas blancas y pequeñas son semillas inmaduras que no deberías plantar.