0Item(s)
0 Items View Cart

You have no items in your shopping cart.

Product was successfully added to your shopping cart.

Hidropónicos

La mayor parte de los cultivadores informan que el sistema hidropónico hará crecer a tus plantas mucho más rápido que si las cultivases en un medio terráqueo, dándoles tanto la misma genética como las mismas condiciones ambientales. Estoy podría ser por el hecho de que se requiere menos atención y más control de los nutrientes y por tanto más acceso al oxígeno. Las plantas pueden respirar mejor y por tanto les lleva menos tiempo crecer. ¡Los resultados avalan que una planta que está en sistema hidropónico crece hasta 2 semanas antes!

Un crecimiento más rápido permite una maduración más temprana y por tanto un menor tiempo total de cultivo por cosecha. También, cuando están en la tierra, las plantas tienden a ser más lentas que cuando tienen las raíces a sus anchas. El sistema hidropónico provee incluso, de un rápido crecimiento sin pausas debidas a los transplantes y elimina los materiales que pueda dejar la lana de roca. (¡Altamente recomendada!)

De lejos, el sistema hidropónico más sencillo de utilizar son los sistemas de reserva y de mecha. Con esto nos referimos a los métodos de Hidroponía Pasvia, porque no requieren un sistema acuoso de distribución en una escala activa (bombeo, sumidero, medidor de flujo y cauce). Lo básico de estos sistemas que la planta se acoplará como una mecha a donde tú quieras siempre que el medio y las condiciones sean las correctas.

El sistema de mecha se utiliza mucho más que el sistema de reserva, dado que el sistema de mecha puede pararse y transplantarse a un macetero, corregir agujeros debe hacerse en los maceteros y debe crearse un espacio para colocar las plantas por encima de la reserva de agua. Esto se puede hacer sencillamente con dos cubos, uno dentro de otro, o con una piscina para niños con ladrillos sobre los que descanse la maceta para que la planta salga por encima de la solución nutriente.

Creo que la instalación de mecha dará más trabajo que el sistema de reserva. La instalación inicial es una jodienda y la planta tiene que estar en la parte alta de la habitación, ocupando un valioso espacio vertical. La base de la maceta tal vez no sea muy estable comparada con el sistema de reserva, y una planta que se caiga nunca será lo mismo que una planta que nunca se haya tocado, ya que le costará recuperarse.

El sistema de reserva tan sólo necesita un buen medio adaptado para dicha función y un lugar para colocar la maceta. Si estás utilizando una losa de lana de rock, media losa de unos 30 cm. de lana de roca entraría perfectamente en un cubo pequeño. Las raíces se expandirían tal y como queremos de manera horizontal y tendríamos un montón de espacio para plantar. Las plantas que crecen de esta manera serán muy robustas porque tendrán mucho oxígeno en las plantas. Las plantas que crezcan con reservas hidropónicas tienen casi las mismas tasas de cosecha que el sistema de mecha u otros sistemas hidropónicos, con mucho menos esfuerzo, dado que de lejos es más simple que otros métodos hidropónicos. Puedes echar agua a las plantas y darles abono para que lo tengan como reserva durante unos pocos días. Las plantas crecerán poco en sentido vertical y por tanto serán más fáciles de manejar y de mover.

En un método tradicional hidropónico, las macetas se llenan con una mezcla de lava/vermiculita en proporción de 4 a 1. Luego se puede añadir una cucharada de Dolite Lime por 3,78 litros (1 galón) para un cultivo de un tamaño medio. Este método utilizará la mecha y almacenamiento del agua, pero además tiene un excelente drenaje y una buena capacidad para almacenar aire. Sin embargo, no se puede utilizar muchas veces, ya que es difícil recapturar y esterilizarlo después de la cosecha. Utiliza muy poca cantidad de lava, unos 3/8” y enjuaga la suciedad que pueda tener hasta que estés seguro de que la has quitado. Moja la vermiculita (es peligrosa seca, ponte máscara) y mezcla ambos en el macetero. Los maceteros con forma cuadrada sirven mejor para esta función que los redondeados. La vermiculita se quedará en el fondo después de que hayas estado echando agua en lo alto, así que únicamente el agua de la parte superior tocará los depósitos minerales. Puedes poner más vermiculita en la parte superior del fondo. Evita que haya agujeros en el fondo de la maceta y añade agua. Esta agua es necesaria para las raíces para que puedan florecer.

La reserve se rellena con unos 3 o 9 cm. de agua y estará hará que la tierra se compacte más. Si es posible, utilizar menos abono y más agua más a menudo, para empujar al oxígeno para que vaya hacia las raíces más rápido en menos tiempo. Si te vas de vacaciones, simplemente pon la reserva hasta los topes y las plantas tendrán agua como para 2 semanas.

Un medio hidropónico realmente bueno es el foam de Oasis floral. Haz muchos agujeros en él y pon esquejes /clones en él. Utilizando esto en vez de la lana de roca conseguirás un cultivo mucho más grande. Muchos prefieren el foam floral, dado que es inerte y no añade ningún factor PH. Sin embargo, es caro y tiende a pudrirse fácilmente. No estoy muy seguro de si se puede reutilizar pero es un elemento que se utiliza mucho y que se puede encontrar en la mayoría de los centros de jardinería.

Plantar puede ser más fácil con los sistemas hidropónicos que requieran menos instalación como la lana de roca. Los cubos de lana de roca pueden ser reutilizados varias veces y están hechos con fines hidropónicos. Algunas de las ventajas de la lana de roca es que es imposible que se escape el agua y que no hace falta el transplante. Tan sólo coloca las plantas en lo alto de un cubo de lana de roca y disfruta del tiempo libre extra.

Algunos encuentran esto como una solución para ahorrar algo de dinero y es que prefieren en vez de utilizar lana de roca, utilizar otros medios como la mezcla de vermiculita y lava. La Pearlite también funciona bien. La Pearlite también puede utilizarse como en sustitución o además de la lava, pero se tiene que enjuagar antes y es muy pesada.

Pero la lana de roca tiene tantas ventajas que no te darás cuenta hasta que no pases horas reutilizando tiestos y macetas. Tómate unos segundos para que lo veas. No es muy caro y es totalmente reutilizable. Es más estable que el foam floral que se pudre y se empolva fácilmente. La lana de roca retiene el agua hasta 10 veces más que la tierra, y aún así es imposible encharcar porque retiene también un alto porcentaje de aire. Lo mejor de todo, es que no hace falta la transplantación, tan sólo un lugar donde poner un cubo con algo de lana de roca y cuando las plantas empiecen a ser muy grandes, colocar esa planta en una losa de lana de roca. Dado que es fácilmente reusable la lana de roca una y otra vez, el coste se divide entre 3 o 4 cosechas y entonces termina por no costar más que la vermiculita y la lava, que son más difíciles de recuperar, esterilizar y reusar (replantar) comparado con la lana de roca. También hay que tener en cuenta que la vermiculita es muy peligrosa cuando se seca y puede que pase motas a la alfombra o al aire cuando la tocas (incluso aunque esté mojada). Esto es porque pasa a los dedos y de ahí con el aire se seca. Por esta razón, no recomendamos la vermiculita para cultivo de interior.

Las desventajas de la lana de roca son relativamente pocas. Tiene un PH alcalino, así que tendrás que utilizar alguna solución de nutrientes para hacerla ácida (5.5) así podrá rebajarse desde 7.7 al 6.5 (el viangre funciona genial). Y también es irritante para la piel cuando se seca, pero esto no es un problema si está mojada.

Para pretratar la lana de roca parque sirva para cultiva, ponla a remojo en un solución de emulsión de pez, una solución de minerales de traza y ácido fosfóricco (PH bajo) durante 24 horas. Luego enjuagala. Esto rebajara la necesidad de preocupaciones de PH más tarde, ya que rebajará el PH de la lana de roca hasta un PH neutro.

Los hidropónicos deberían utilizarse en cultivo de interior o en invernaderos para dar más velocidad al cultivo de las plantas, ya que de este modo tendrás más cosecha en menos tiempo. Los hidropónico te evitan tener que regar las plantas continuamente y esto aumentará la velocidad de crecimiento. Las principales diferencias entre los hidropónicos y el cultivo terráqueo es que la tierra hidropónica o “medio” está hecho para aguantar la humedad pero a su vez para drenar bien, así que no habrá problemas derivados del sobreexceso de agua debido al constante regadío. También las plantas cultivadas del modo hidropónico no cogen los nutrientes de la tierra pero sí que lo cogen de la solución que se debe echar al agua. Los hidropónicos reducen las preocupaciones sobre la acumulación de minerales de la tierra y la falta de oxígeno que ahogue a las plantas. Así que no será necesario sacar antes de tiempo con los hidropónicos.

Los hidropónicos te permiten utilizar containers más pequeños para el mismo tamaño de planta si lo comparamos con el cultivo en tierra. Una maceta de unos ¾ de galón (1 galón = 3,78 litros) puede albergar fácilmente el cultivo de una planta hidropónicamente hasta su madurez. Esto sería difícil de hacer en la tierra, dado que los nutrientes se utilizan muy pronto y las raíces dejan de tener acceso al oxígenos dado que quedan rodeadas por la tierra. Este problema no parece ocurrir a plazo corto en las plantas hidropónicas, dado que las raíces pueden seguir tomando nutrientes de la soluciones de abono constantes y gracias a este medio el oxígeno pasa mucho más directamente a las raíces cuando estas están en un container más pequeño.

El abono de la planta se administra a través de los regadíos lo que permite al jardinero un control más estricto de qué nutrientes deben disponer las plantas en diferentes etapas del crecimiento de la planta. Los regadíos pueden automatizar con algún sistema de barato y simple de regadío, cuando esto fuera posible.

Los hidropónicos aceleran mucho el tiempo de cultivo, así que el tiempo para realizar la cosecha después del cultivo será menor. Tiene sentido utilizar las técnicas simples hidropónicas pasivas cuando sea posible. Los hidropónicos puede que no sean lo mejor para cultivar en exterior, a no ser que dispongas de un invernadero.

ATENCIÓN: Es necesario vigilar las plantas para asegurarte de que no se secan demasiado cuando están cultivándose hidropónicamente, o de lo contrario las raíces se echarán a perder. Si no puedes atender a tu cultivo cada día, asegúrate de que las bandejas están llenas suficientemente hasta tu vuelta o de lo contrario podrías perder fácilmente tu cosecha.

No vamos a hablar de los sistemas hidropónicos más tradicionales (activos). No veo la razón de hacerlo más difícil cuando no hay necesidad. Es necesario cambiar la solución cada mes si estás utilizando una bombeadora, pero con el sistema de reserva se soluciona este problema. Simplemente enjuaga el medio una vez al mes o así para prevenir que se formen sales en lo alto de la maceta cuando echas agua pura. Cambia el abono de la planta a menudo para evitar deficiencias en las plantas. Te recomiendo que utilices 2 abonos diferentes para cada fase de crecimiento, o 4 abonos en total, para reducir las probabilidades de cualquier tipo de deficiencia.

Cambia la solución más a menudo si te percatas de que el PH está disminuyendo rápidamente (se está volviendo más ácido). Debido al cambio catiónico, la solución tenderá a hacerse más ácida con el paso del tiempo y esto hará que los nutrientes sean inservibles para la planta. Revisa el PH del medio cada vez que vayas a regar para asegurarte de que no hay ningún problema con el PH.

Con este medio, las algas tenderán a crearse en los sitios de mayor humedad. Se convertirá en una los de lana de roca oscura verde. Para evitar esto, utiliza la cubierta de plástico de la lana de roca que viene para cubrir lo alto de las lanas de roca, y haz agujeros para que se acople a la planta. Es fácil montarse una losa de lana de roca en dos piezas. Teniendo dos piezas para formar la losa, podrás formar como una especie de tapa para cubrir la planta. Simplemente haz cortes de uno 5 o 10 cm. para que pase por ahí la planta.

Plantando en macetas, una capa de gravilla en la parte superior de la maceta puede ayudar a reducir el crecimiento de las plantas, dado que hará que esté más seca esa parte. Las algas son simplemente suciedad y antiestéticas, no te causarán complicaciones con las plantas.