0Item(s)
0 Items View Cart

You have no items in your shopping cart.

Product was successfully added to your shopping cart.

Abono y nutrientes

Los abonos para plantas tienen 3 ingredientes principales que son los pilares principales del jardín: Nitrógeno, Fósforo y Potasio. Estos tres ingredientes normalmente aparecen listado en la etiqueta frontal del abono con las siglas de N-P-K. Un abono con 20-20-20 tiene un nivel de Nitrógeno de un 20%.

Otros nutrientes secundarios son el Caclio, Azufre y Magnesio. En cantidades de traza,boro, cobre, molibdeno, cinq, hierro y magnesio.

Dependiendo del estado de crecimiento, se necesitan diferentes nutrientes en diferentes momentos. Cuando está echando raíces y germinando, se necesitan niveles altos de nutrientes de Potasio pero menos Nitrógeno y Fósforo. (N/K). En el crecimiento vegetativo se necesita mucho N y la orina humana es una de las mejores fuentes (mezcla 225 gr. por cada 3,78 l. de agua). Sin embargo, no es un fertilizante completo en sí mismo. Unos elementos de traza con 20-20-20 si que cumplirían la función. A mí me gusta el abono Miracle Grow Patio. Vigila también los niveles de calcio, magnesio, azufre y hierro. Son importantes. Se puede utilizar una cucharada sopera de dolomita o de cal hidratada por cada 3,78 l. cuando se está tratando con un medio hidropónico. Con esto lo proveeremos de nitrógeno, calcio y magnesio. Las sales Epsom se utilizan para aumentar los niveles de magnesio y azufre de la solución.

El tabaco que se cultiva con nitrato de potasio se quema mejor. Los abonos para plantas con PN (P2N3) son abonos como el Miracle Grow. Es un fertilizante excelente para el crecimiento vegetativo o también para el ciclo de florecimiento. Sin embargo ten en cuenta que el nitrato de potasio también se conoce como Salt Peper y se utiliza para hacer que los hombres tengan menos deseo sexual o impotencia, en centros de recuperación mental. Así que si algunas plantas están destinada para cocinar, tal vez debasusar Fish Emulsion o algún otro fertilizante totalmente orgánico en estas plantas, al menos durante las últimas semanas de florecimiento.

La mayor parte de las soluciones hidropónicas deberían tener un rango de unas 150-600 partes por millón en sólidos disueltos. Lo óptimo sería 300-400 ppm. Si no estás seguro de qué estás dando a tus plantas, puedes hacer una prueba introduciendo un medidor de conductividad eléctrica en un tierra o en la solución.

Ten en cuenta que la mayor parte de las lecturas de los sólidos disueltos se hacen normalmente en la parte baja y los verdaderos niveles de nutrientes puede ser normalmente más altos. Es posible que con los hidropónicos pasivos, el adquirir los nutrientes se haga después de varios regadíos, hasta el punto en el que el medio se sature de nutrientes. Tan sólo echa abono directamente en el agua cuando veas que tus plantas no están tan verdes (levemente), luego vuelve a darles una alimentación normal.

El “Bombeo” es cuando utilizas más riegos para que tus plantas crezcan más deprisa. Esto es peligroso si lo haces de un modo imprudente dado que puede haber muchos problemas de sobre-regadío. Tienes que ir con cuidado y mirar las plantas cada día e incluso cada hora para asegurarte de que no están inundando las plantas. Utiliza un abono más ligero que el normal, en torno a un 25% y asegúrate de que sacas el sobrante una vez al mes y echa agua a las plantas cuando lo hagas. Esto se aplica principalmente a las plantas que crecen medios terráqueos.

Utiliza un poco de abono de Oxygen Plus (o peróxido de hidrógeno para abono) para que las raíces puedan respirar mucho mejor y para prevenir problemas de inundación. Revisa la tierra para asegurarte de que no hay anomalías en el PH que pudiesen deberse al Peróxido de Hidrógeno que haya en la solución. (Un cultivador con experiencia me dijo que no usase H3O2 (HP) debido a que puede dar problemas en el PH. No debería dar problemas si revisas el PH y lo corriges con soluciones acuosas.

Asegúrate de que el medio tenga un buen drenaje. En este punto, si haces los regadíos una vez a la semana en cultivos con tierra, podrás echar agua hasta 3-5 si plantas en un sitio que tenga un buen drenaje. Pearlite o la roca de lava incrementarán extraordinariamente el drenaje del medio para que puedas efectuar regadíos más a menudo. Esto bombeará las plantas, tenderán a crecer más rápido dado que se aumentará el oxígeno en sus raíces. Asegúrate de que el medio de la planta está casi seco antes de que vuelvas a regar, ya que la planta de este modo crecerá más rápido.

Una alternativa es utilizar una mezcla de abono más estándar (más fuerte) una vez cada 3 regadíos. Los nutrientes se quedarán suspendidos en el medio y quedarán almacenados en la tierra para un uso tardío. Los nutrientes desaparecerán cuando les eches 2 regadíos de agua clara y no quedarán sales en la tierra. (Esto no se aplica a los hidropónicos).

Deja de dar abono a las plantas 2 semanas antes de hacer la cosecha, así las plantas no sabrán a abono. (Esto se aplica a los hidropónicos también).

ATENCIÓN: No te pases fertilizando de más. Matarás tus plantas. Lee siempre las instrucciones de cómo ha de ser utlizado el fertilizante. Utiliza la mitad de lo que te indica añadido al agua para todos los abonos en tierra o en hidropónico si no estás seguro de lo que pueden tomar tus plantas. Vete poniendo más cantidad a medida que pase el tiempo. Los cultivadores novatos tienden a echar más fertilizante del debido a sus plantas. Las sales minerales se forman con el paso del tiempo debido a los altos niveles de sólidos no disueltos. Utiliza más agua directamente en tus abonos en hidropónicos si crees que te estás pasando. Saca por arrastre en solvente todo lo que sobre en la maceta cada mes. Si tus plantas están verdaderamente VERDES, no les eches por el momento más abono para asegurarte de que no las estás sobrealimentando.