0Item(s)
0 Items View Cart

You have no items in your shopping cart.

Product was successfully added to your shopping cart.

Shelf growing

El cultivo propio con fluorescents puede ser la moda del future, dado que los materials no son muy caros y son fáciles de obtener. Las lámparas fluorescentes son fantásticas para el cultivo propio. Con este sistema, se pueden colocar muchas estanterías unas encima de otras y puedes poner lámparas fluorescentes en cada una de ellas. Algunas estanterías pueden ofrecer hasta 24 horas de luz y otras tan sólo 12 (para aquellas que estén floreciendo). Establecer dos áreas sería lo mejor: una para clonar y otra para la germinación de las semillas.

El cultivo propio implica que vas a tener que mantener tus plantas 90 cm. o menos en pleno estado de madurez, así que todas las estanterías tendrían que tener en torno a 90 – 120 cm. de altura. Se necesitará menos luz cuando tengas plantas de este tipo y las fuerces a madurar antes.

Un inconveniente de cultivar con este procedimiento es el tiempo que se pasa en ajustar la altura de la lámpara cada día. Es difícil tomarse unas vacaciones incluso en una semana sino pretendes estar pendiente del jardín. Esto sobre todo se aplica al estado vegetativo, cuando las plantas están creciendo alrededor de 3 cm. al día. Las lámparas en las estanterías de florecimiento no tienen porque ajustarse con tanta regularidad.

Normalmente las lámparas siempre deberían estar entorno a los 6 cm. por encima de las plantas, por tanto cada vez que las plantas crezcan más, necesitarás mover las luces esos 6 cm. más. Esto es lo ideal, pero si te vas de vacaciones, ajusta las lámparas asegurándote que por mucho que crezcan no van a llegar hasta esos niveles. Si los fluorescentes son suficientes para completar la saturación del estante con luz, no tendrás problemas de plantas altas y débiles. Tan sólo crecerán un poco más lento si están alejadas de la luz.

Una alternativa es utilizar fluorescentes para clonar, y disponer un espacio para la germinación y para la fase inicial del semillero encima de ese mismo estante. Podrás utilizar un sistema de cultivo HPS para conseguir un crecimiento fuerte vegetativo y para que florezca en el mismo espacio.

Una alternativa es utilizar fluorescentes para clonar, y disponer un espacio para la germinación y para la fase inicial del semillero encima de ese mismo estante. Podrás utilizar un sistema de cultivo HPS para conseguir un crecimiento fuerte vegetativo y para que florezca en el mismo espacio.

Un estante es todo lo que vas a necesitar con este tipo de instalación, preferiblemente de unos 45 cm. de ancho, hasta unos 60 cm. de ma´ximo. Este espacio lo tendrás que pintar de un color brillante blanco, o bien cubrirlo con papel de aluminio, con el lado brillate para dentro para que refleje la luz de las plantas. (El lado sin brillo previene de que se formen puntos de calor y difunde la luz mejor). Pinta la estantería también de blanco. O utilizar mylar aluminizado o un material de color plata. No utilices espejos, pues como hemos dicho antes, se comen la luz.

Cuelga las lámparas con cadenas para asegurarte que las puedes ajustar cada vez que quieras cambiar el mecanismo, así podrás ponerlas tan cerca como te sea posible de las plantas todo el tiempo (3-6 cm.). Si las lámparas están lejos de las plantas, las plantas crecerán despacio y no estarán muy fuerte y no crearán tantos frutos en el estado de madurez. Esto será debido a que el proceso interior le costará mucho más producirse. Esto se notará en el grosor del tallo de las hojas. Si es más corto, puede haber más internodos, y por tanto más bifurcaciones y por tanto la planta podrá proveer más frutos en menos espacio en el tiempo de cosecha.

A menudo nos podemos referir al cultivo propio como el Mar de Verde, porque muchas plantas empiezan a crecer juntas en muy poco espacio, creando un gran espacio verde donde crecen y maduran a la vez. El siguiente paso será que empiecen a crecer en un área separada de continua luz. Los clones (esquejes) pueden ir empezando a crecer en una estantería con luz constante, hasta que alcancen su estado vegetativo, poniéndolas cada día 12 horas en otra estantería para que florezcan.